martes, noviembre 05, 2013

Matrimonio, Divorcio y Recasamiento

Matrimonio, Divorcio y Recasamiento

Introducción

Si ha habido un factor determinante en la descomposición de la sociedad hoy en día ha sido la desintegración familiar. El rompimiento del vínculo sagrado del matrimonio (por el divorcio) ha contribuido en muchos casos a que esposas, esposos e hijos traumados y heridos, busquen llenar la tristeza, dolor, y vacío que les sobrevino, amparándose en la droga, alcohol, prostitución y en algunos casos hasta en el suicidio. En Costa Rica se están registrando aproximadamente cuatrocientas (400) demandas de divorcio por mes... ¡Qué desgracia! ¡Qué catástrofe! Cuatrocientos hogares despedazados por el monstruo del divorcio. Consideremos que este tema es muy importante y que debe ser analizado con base, NO  en opiniones humanas  ni tradicionalistas , sino a la luz de la INFALIBLE PALABRA DE DIOS. "¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido." Isaías 8:20 I.

I. MATRIMONIO, INSTITUCIÓN DIVINA

En primer lugar, el matrimonio es una institución y un acto Divino, respaldado por Dios, en el cual un hombre  y una mujer  se unen por toda la vida , mediante un pacto voluntario, para ser una sola carne. "Cuando alguno hiciere voto a Jehová, o hiciere juramento ligando su alma con obligación, no quebrantará su palabra; hará conforme a todo lo que salió de su boca" Números 30:2 El matrimonio es la base y fundamento del hogar, de la sociedad y de la nación. La Biblia dice en Génesis 1:27-28: "Y creó Dios al hombre a su imagen a imagen de Dios lo creó; varón  y hembra  los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra. En el primer matrimonio sobre la tierra Dios mismo intervino (Génesis 2:1824), y nuestro Señor Jesucristo, refiriéndose a este acto divino dijo: "lo que Dios juntó, no lo separe [prohibición]  el hombre" (Mateo 19:6). En marcos 10:9 de la versión en inglés "The living Bible", resalta aún mas el original griego diciendo: "Lo que Dios juntó, no lo podrá separar [imposibilidad]  el hombre." No importa qué autoridad reconocida oficie la ceremonia, sea Ministro Evangélico, Sacerdote Católico, Juez, o cualquier otra autoridad; Dios le imparte su aprobación pues la Biblia dice en Romanos 13:1 "Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas."

II. UNA SOLA CARNE

El matrimonio une al esposo y a la esposa en una relación más íntima y más fuerte que la relación entre padres e hijos y llegan a ser una sola carne (Génesis 2:24). ¿Cuánto llegaron a ser Adán y Eva una sola carne? "Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una [no dos, ni tres] de sus costillas, y cerró [para que no se le saliera otra] la carne en su lugar. Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. Dijo entonces Adán: Esto es ahora [antes de tener relaciones] hueso de mis huesos y carne de mi carne." Génesis 2:21-23 Esta declaración de una sola carne demuestran la dualidad del hombre y la mujer al unirse en matrimonio se deshace y forman UN SOLO ORGANISMO vivo y firme donde el apóstol Pablo declara que el marido es la cabeza y la mujer, el cuerpo (Efesios 5:22,23) Jesús dijo: "Lo que Dios juntó, no lo separe el hombre." Note que dijo "lo que..." (artículo impersonal) no "a quienes...", enfatizando que el matrimonio es una institución espiritual que no puede ser separada por ninguna acción física. La palabra "separar" de acuerdo con la Concordancia Exhaustiva de Strong, en el original griego es khoridso da a entender que es como ASERRAR (cortar) un entero en dos partes, y eso es lo que ocurre cuando se facilita el divorcio. Están aserrando, separando en dos lo que Dios mira como una sola carne, matando de este modo, la vida del hogar.

III. HASTA QUE LA MUERTE LOS SEPARE

"La mujer casada, está ligada por la ley mientras su marido vive; pero si su marido muriere, libre es para casarse con quien quiera, con tal que sea en el Señor." 1 Corintios 7:39 "Porque la mujer está sujeta al marido mientras éste vive; pero si su marido muere, ella queda libre de la ley del marido. Así que, si en la vida del marido se uniere a otro varón, será llamada adúltera; pero si su marido muriere, es libre de esa ley, de tal manera que si se uniere a otro marido, no será adúltera." Romanos 7:2-3 "Todo el que repudia a su mujer, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada del marido, adultera" Lucas 16:18 "...y les dijo: cualquiera que repudia a su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra ella; y si la mujer repudia a su marido y se casa con otro comete adulterio." Marcos 10:11-12 Todos estos versículos y otras más, muestran que el matrimonio es INDISOLUBLE. ¿Podrá romperse el vínculo entre padres e hijos? ¡NUNCA!. El padre podrá desheredar, negar, abandonar; pero, ni el tiempo, ni la distancia, ni las circunstancias podrán romper ese vínculo. ¡El padre sigue siendo padre, y los hijos siguen hijos!. Si esto es entre padres e hijos, con mucha más razón un vínculo más íntimo y fuerte como el matrimonio. En el Antiguo Testamento uno de los grandes mandamientos morales dice: “No cometerás adulterio” (Exodo 20:14), “No tendrás acto carnal con la mujer de tu prójimo” (Levíticos 18:20)  La misma ley sentencia a los adúlteros y dice: “Si un hombre cometiere adulterio con la mujer de su prójimo, el adúltero y la adúltera indefectiblemente serán muertos”. (Levíticos 20:10) Así que, la pena, el castigo, la sentencia para el adulterio no era el divorcio sino la muerte. El adúltero y adúltera eran apedreados hasta la muerte y la muerte rompía el vínculo matrimonial que cada uno de ellos tenía con su respectivo cónyuge, y éstos quedaban libres pudiendo casarse nuevamente al haber enviudado.

IV. SALVO POR CAUSA DE FORNICACIÓN

“Y yo os digo que cualquiera que repudie a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada adultera” Mateo 19:9 La única y exclusiva causa válida, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, para una separación; que realmente era como una anulación del matrimonio se encuentra en Deuteronomio 24:1-2: “Cuando alguno tomare mujer y se casare con ella, sino le agradare por haber hallado en ella alguna cosa indecente [asunto de desnudez], le escribirá carta de divorcio, y se la entregará en su mano, y la despedirá de su casa, podrá ir y casarse con otro hombre”. Cuando algún hombre se casa con alguna “supuesta virgen” pero, al tener la intimidad descubrió que ella había cometido fornicación con alguien siendo soltera, por la dureza del corazón (no querer perdonarla) la despedía de su casa con carta de despido. Sin embargo, ella podía volver a casarse con otro, lo que significa que ese matrimonio estaba siendo anulado por causa de fornicación. A esta causa se refirió Jesús en Mateo 19:9 También es posible aplicarlo en el caso de infidelidad durante el período del desposorio (estando comprometidos), antes de la formalización del matrimonio. Otra aplicación sería en el caso de descubrirse una unión ilegítima, según los casos de parentesco próximo en grado prohibido por la ley (1 Corintios 5:1)

V. FORNICACIÓN VRS. ADULTERIO

Estas dos palabras, lamentablemente han sido interpretadas como si fuesen la misma, por algunos expositores de este tema, quienes tal vez, bien intencionados, pero mal fundamentados exegéticamente, han desembocado en una mala interpretación de lo que quiso decir Jesús, dando a entender que fornicación es igual a infidelidad conyugal (adulterio) en este caso.

Aunque ambos términos (fornicación y adulterio) se refieren a una relación sexual ilícita, difieren en cuanto al tiempo en que el acto ocurre y el grado de culpa del mismo. Fornicación en griego es porneia y adulterio es moicheia. Dos palabras totalmente difieren en su significado. El Diccionario Ilustrado de la Biblia define la “fornicación” como sigue: “Relación sexual voluntaria entre personas no casadas”. Y el Diccionario Larousse la define como “unión carnal fuera del matrimonio”. Ilustremos varias ocasiones cuando la Biblia menciona la palabra “fornicación”. “Sucedió que al cabo de unos tres meses fue dado aviso a Judá diciendo: Tamara tu nuera ha fornicado, y ciertamente está encinta a causa de las fornicaciones. Y Judá dijo: sacadla y sea quemada”. Génesis 38:24 Tamara era viuda, por lo tanto soltera. “De cierto se oye que hay entre vosotros Fornicación, y tal fornicación cual ni aun se nombra entre los gentiles; tanto que alguno tiene la mujer de su padre”. 1 Corintios 5:1 Fornicación con la mujer de su padre, él era soltero.  “Por tanto vuestras hijas fornicarán; las nueras (esposas de los hijos) adulterarán”. Oseas 4:13 Vemos más diferencias: “Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio”. Mateo 5:32

Aquí nuevamente el Señor menciona el adulterio y la fornicación por separado, como diferentes. Si fueran lo mismo, ¿por qué usar las dos palabras diferentes en un mismo versículo?, como también se hace en los siguientes pasajes: “Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios…” Marcos 7:21 “¡No sabéis que los injustos no heredarán el Reino de Dios! No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones…” 1 Corintios 6:9 “Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia…” Gálatas 5:19 Es evidente que fornicación y adulterio, aunque ambas se refieren a actos pecaminosos, son totalmente diferentes en su morfología y semántica.

VI. DIOS ABORRECE EL DIVORCIO

Leemos en Malaquías 2:14-16 como sigue: “Mas diréis: ¿por qué? Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cuál has sido desleal, siendo ella tu compañera y la mujer de tu pacto (pacto de aceptación ). ¿No hizo el uno, habiendo en el abundancia de espíritu? ¿y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios.  Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales con la mujer de vuestra juventud. Porque Jehová Dios de Israel ha dicho que él aborrece el repudio, y al que cubre de iniquidad su vestido, dijo Jehová de los ejércitos. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales”. Repudio significa poner aparte, o divorcio; y en este pasaje Dios dice que el que repudia a su mujer se viste de injusticia. ¡Dios aborrece el divorcio
En el mundo hay divorcio por causa de la dureza del corazón del hombre inconverso. Pero, en el evangelio, Cristo cambia el corazón de piedra y da un corazón sensible. (Ezequiel 36:26)

VII. JUAN EL BAUTISTA Y EL DIVORCIO

Este profeta censuró y condenó el divorcio y recasamiento del Rey Herodes. Según el historiador Josefo, Herodes había estado casado con la hija del Rey de Arabia, Petra. Luego se casó con la mujer de su propio hermano. Esta, a su vez, debió haberse divorciado de su esposo, Felipe. Leemos lo que dice la Biblia: “Porque el mismo Herodes había enviado y prendido a Juan, y le había encadenado por causa de Herodías, mujer de Felipe su hermano, pues la había tomado por mujer. Porque Juan decía a Herodes: No te es lícito tener a la mujer de tu hermano”. Marcos 6:17-18 La Biblia en inglés, versión King James dice: “For he had married her” (“Porque él se había casado con ella”) La Biblia Aramea dice: “With whom he had married” (“Con quien él se había casado”). La Biblia Nacar Colunga dice: “Con la que se había casado” La Biblia Jerusalén dice: “… con quien Herodes se había casado” El original griego dice: “Con quien se había casado”. Así que delante de la sociedad de Jerusalén y el mundo, Herodías no era concubina de Herodes. Estaban casados conforme a las normas del mundo, pero, delante de Juan el Bautista, profeta de Dios, precursor de Cristo, Herodías seguía siendo la esposa de Felipe (Marcos 6:14-29) En todas las versiones que hemos mencionado, se refiere a Herodías como “Your brother’s wife”. Usa la palabra “wife”, o sea, esposa, “la esposa de tu hermano”. A pesar que Herodías se había divorciado de Felipe, y se había casado con Herodes, seguía siendo la esposa de Felipe.

CONCLUSION

En la actualidad las leyes terrenales facilitan cada vez más el divorcio justificándolo mediante el uso de excusas débiles tales como: “incompatibilidad de caracteres” y/o “por mutuo consentimiento”. En otros casos, se utilizan argumentos de mayor peso, como por ejemplo la infidelidad conyugal (adulterio), sin embargo, queda establecido que la única salvedad para el divorcio es por causa de haber tenido relaciones sexuales antes del matrimonio y habérselo ocultado, engañando al novio y haciéndolo pensar que era virgen. Cualquier otra causa, si se divorcia, y se casa con otra, comete adulterio contra ella, y si la mujer repudia a su marido y se cada con otro, comete adulterio contra él (Marcos 10:1-2). “Todo el que repudia a su mujer, y se casa con otra adultera; y el que se casa con la repudiada del marido, adultera”. Lucas 16:18 Si el matrimonio llega a un estado intolerable (agresión física, drogas, etc.) o alguna de las partes no quiere vivir ya con la otra, “…Sepárese, pero quédese sin casar, o reconcíliese con su marido…” 1 Corintios 7:10-11 “Entonces Pedro comenzó a decirle: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido. Respondió Jesús y dijo: De cierto os digo que no hay ninguno que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos o tierras, por causa de mí y del evangelio, que no reciba cien veces más ahora en este tiempo; casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y tierras…” Marcos 10:28-30 En este texto bíblico, podemos ver como Jesús habla de las recompensas que se recibirán, pero nótese que al mencionar lo que se deja Jesús habla de “mujer” y en las recompensas no dice mujeres, sino que repite todo lo anterior, pero no menciona mujeres como cerrándole la puerta al recasamiento. ¡Que Dios más sabio! Una vez, un hombre quien reconoció que había sido casado antes, preguntó ...Si soy una nueva criatura y Dios me perdonó TODOS MIS PECADOS… ¿Por qué Dios no puede perdonar mi primer matrimonio?
La respuesta a este hombre es… Ciertamente, Dios perdonó TODOS sus pecados. Pero Dios no puede perdonar su primer matrimonio, porque su primer matrimonio NO FUE PECADO, Dios lo aprobó.

Guerra, C. (n.d.) Matrimonio, Divorcio y Recasamiento

Popular Posts