miércoles, mayo 26, 2010

Un gran simulacro militar de Israel desata la tensión

Hezbolá pone en estado de alerta a sus milicianos en el sur de Líbano

 

La puesta en marcha de un gran simulacro militar israelí desató ayer la tensión en la región. Mientras el partido-milicia Hezbolá elevaba su nivel de alerta en Líbano en respuesta a las maniobras, Saad Hariri, el primer ministro libanés, acusaba a Israel de prepararse para la guerra en lugar de para la paz. El presidente sirio, Bashar al Assad, acusó a Israel de provocar nuevos conflictos.

combatiente_Hezbola_junto_lanzacohetes

El simulacro que comenzó ayer es el mayor de la historia de Israel, según el Ejército. Durará cinco días y pretende preparar a la población y a las instituciones para un escenario de guerra. La idea es simular un ataque masivo con misiles procedentes de Siria, Líbano y la franja de Gaza. Todos los israelíes están llamados a participar. El punto culminante del ejercicio tendrá lugar el miércoles a las once de la mañana, cuando sonará la sirena de alerta y los ciudadanos deberán correr hasta el refugio más cercano y permanecer allí unos 10 minutos. El Ejército completará el reparto de mascarillas antigás a la población y se producirán supuestos lanzamientos de armas químicas. Este año, por primera vez, se pondrán además a prueba las comunicaciones y los sistemas informáticos del país con ataques ficticios.

Ante las tensiones que ha desatado el simulacro en la región, el primer ministro israelí, Benjamín Netanhayu, envió un mensaje de calma a los países vecinos. Explicó al inicio de la reunión semanal del Gabinete, ayer, que es el cuarto año consecutivo que se lleva a cabo este tipo de ejercicios militares y que habían sido programados con antelación. "Es un ejercicio rutinario que habíamos decidido ejecutar hace tiempo. Quiero dejar claro que no es resultado de ninguna novedad en el frente militar", dijo. El ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, quiso también calmar los ánimos: "No tenemos intención de iniciar hostilidades en el norte".

Siria y Líbano expresaron ayer, sin embargo, su desconfianza ante las maniobras. "Israel debe volver a la mesa de negociaciones para conseguir la paz. Lanzar ahora ejercicios militares contradice los esfuerzos en pro de la paz", sostuvo el presidente sirio Al Assad tras reunirse con Bernard Kouchner, ministro de Exteriores francés, en El Cairo. En Líbano, los líderes de Hezbolá también recelaron de las intenciones israelíes. Ante el temor de que el simulacro pudiera servir de tapadera para lanzar un ataque real, Hezbolá movilizó a miles de milicianos. Los ejercicios militares israelíes coinciden con las elecciones municipales en el sur de Líbano, en las que la coalición chií de Amal y Hezbolá partía como favorita. Nabil Kauk, un alto cargo de Hezbolá citado por la agencia France Presse, aseguró que "miles de milicianos no podrán ir a los colegios electorales, porque tienen que estar preparados. Si atacan de nuevo Líbano no encontrarán un lugar donde esconderse".

Este nuevo foco de tensión se desata apenas un mes después de que el Gobierno israelí acusara a Damasco de proporcionar misiles Scud a Hezbolá y tras cuatro años de relativa calma en la frontera israelo-libanesa.

Carbajosa,A. (2010). Un gran simulacro militar de Israel desata la tensión. Recuperado el 25 de mayo de 2010 desde http://www.elpais.com

Popular Posts