lunes, mayo 31, 2010

Las Profecías de los Tiempos del Fin de Daniel - Conclusión

Por Dr. David R. Reagan

[Read in Lamplighter (pdf)]

III. El Triunfo de Jesucristo

Esto nos lleva al tercer tema del tiempo del fin del libro de Daniel. Es el triunfo absoluto en la historia que Dios le dará a Su Hijo. Jesús fue vilipendiado y crucificado en Su Primera Venida, pero cuando El regrese, será reivindicado y glorificado.

El primer vislumbre de este triunfo nos es dado en el capítulo 2. ¿Recuerda el sueño de Nabucodonosor de la gigante y bella estatua de un hombre? El último imperio gentil, representado por los pies y los dedos hechos de barro y hierro, es destruido sobrenaturalmente (Daniel 2:34-35).

¿Recuerda cómo fue destruida?
“Por una piedra cortada no con manos” (verso 34). Golpeó los pies y los aplastó, derribando toda la estatua, y luego “la piedra se convirtió en un gran monte que llenó toda la tierra” (verso 35).

La Piedra - El Reino de Dios

Daniel explica que la piedra representa el reino de Dios viniendo a la tierra, destruyendo el gobierno del Anticristo y poniendo fin a todos los reinos gentiles (verso 44-45). Zacarías y Revelación revelan que esto se llevará a cabo en la Segunda Venida de Jesús.

La siguiente visión del triunfo del Señor es presentada en el capítulo 7 de Daniel. Se nos dice en los versos 13 y 14 que Daniel experimentó una visión nocturna en la que vio al
“Hijo del Hombre” (Jesús) presentado al “Anciano de Días” (Dios el Padre). A Jesús le fue dado “dominio, gloria y un reino, para que todos los pueblos, naciones y hombres de cada lengua le puedan servir” (verso 14). En los versos 18 y 27 se nos dice también que los “santos del Altísimo” (los Redimidos) reinarán con Jesús sobre el mundo entero.

Esta visión del futuro reinado de Jesús con Sus santos es un tema persistente de la profecía bíblica, que se halla en el Antiguo y el Nuevo Testamentos. (Vea: Isaías 2:2-4; 9:6-7; 11:4-9; Zacarías 14:1-9; 2 Timoteo 2:12; Revelación 2:26-27; 3:21; 5:9-10 y 20:4).

IV. El Momento del Regreso del Señor

El cuarto y último tema del tiempo del fin del libro de Daniel se relaciona con el momento del regreso del Señor. Daniel nos proporciona varias pistas. La primera se encuentra en Daniel 9:24-27 en la profecía de las 70 Semanas de Años.

En esta famosa profecía, Daniel nos dice que todas las profecías concernientes al pueblo judío serán cumplidas al final de un periodo de 490 años. Su profecía aclara entonces que habrá una brecha entre los primeros 483 años y los 7 años finales. Sabemos por el libro de Revelación que los 7 años finales de esta profecía constituirán la Gran Tribulación, cuando Dios derramará Su ira sobre las naciones rebeldes del mundo y, en el proceso, traerá al pueblo judío al final de sí mismo, dando como resultado la salvación de un gran remanente.

Así pues, la primera pista en cuanto al momento del regreso del Señor es que se llevará a cabo al final de la Tribulación. Este momento es confirmado en el libro de Revelación en el Nuevo Testamento (Ap. 19:1-16).

Daniel establece nuevamente este momento en el capítulo 12. Ahí él llama a la Gran Tribulación como
“un tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces” (Dn. 12:1). El dice que algunos del pueblo judío serán “rescatados” al final de este terrible periodo en el momento cuando el resto de los judíos justos serán resucitados. Una vez más, esto es al final de la Tribulación y ocurrirá cuando el Mesías regrese. (Este “rescate” es descrito en Zacarías 12:10).

El capítulo 12 de Daniel nos provee dos pistas más en cuanto a cuándo regresará el Mesías. Estas pistas son lo que nosotros llamamos “señales de los tiempos”. La primera se encuentra en el verso 4, donde se le dice a Daniel que el cumplimiento de todas las profecías que le han sido dadas (incluyendo, por supuesto, el regreso del Mesías) ocurrirá en
“el tiempo del fin”, cuando los viajes y el conocimiento se incrementarán considerablemente. Esa explosión ocurrió durante el Siglo XX y continúa acelerando hasta el día de hoy.

Luego, en los versos 8 y 9 se le dice a Daniel que sus profecías no serán entendidas hasta
“el tiempo del fin”. Hoy debemos estar en ese tiempo, porque ahora estamos entendiendo profecías del tiempo del fin que nunca nadie había entendido antes debido a acontecimientos históricos e invenciones tecnológicas.

Por ejemplo, la mayoría de las profecías del tiempo del fin giran en torno a una nación de Israel reestablecida. ¿Cómo podrían esas profecías ser entendidas antes del reestablecimiento de Israel en 1948, un evento que la mayor parte de las personas negó que alguna vez podría ocurrir hasta el mismo día en que ocurrió?

Y luego hay muchas profecías que nunca podrían haberse entendido al margen de las modernas invenciones tecnológicas. ¿Cómo podría el mundo entero observar a dos cuerpos yaciendo en las calles de Jerusalén (Ap. 11:9)? La televisión satelital ha hecho eso posible. ¿Cómo podría ser quemado un tercio de la tierra en una guerra (Ap. 8:7)? La aparición de las armas nucleares ha hecho esto posible. La lista sigue y sigue.

Conclusión

Las increíbles profecías de Daniel dejan en claro que tenemos por delante ira y gloria. Estamos en el umbral de terribles días de Tribulación, pero ellos serán seguidos por una era gloriosa cuando todos los santos de Dios, del Antiguo y Nuevo Testamentos, reinarán con Jesús en sus cuerpos glorificados sobre todas las naciones de la tierra.

Las profecías de Daniel también dejan en claro que Dios está en control. El está en el trono, El está dirigiendo el curso de los eventos humanos y tiene la sabiduría y el poder para orquestar todo el mal de Satanás y el Hombre para el triunfo de Su Hijo.

El tema predominante de Daniel es la soberanía absoluta de Dios. Mientras intentamos hacer frente al cada vez más pagano y malvado mundo en el que vivimos, acordémonos de las palabras de Daniel registradas en el capítulo 2, versos 20-23a:

Sea bendito el nombre de Dios de siglos en siglos,
Porque suyos son el poder y la sabiduría.
El muda los tiempos y las edades;
Quita reyes, y pone reyes;
Da la sabiduría a los sabios, y la ciencia a los entendidos.
El revela lo profundo y lo escondido;
Conoce lo que está en tinieblas, y con él mora la luz.
A ti, oh Dios de mis padres, te doy gracias y te alabo…

 

Dolmus,D. (2010). Las Profecías de los Tiempos del Fin de Daniel - Conclusión. Recuperado el 31 de mayo de 2010 desde http://www.endefensadelafe.org

Popular Posts