miércoles, marzo 17, 2010

Tormenta entre Israel y los EE.UU.

Washington - La tensión entre Estados Unidos e Israel por la construcción de nuevos asentamientos en territorios eeuu-israel1palestinos ha escalado hasta un punto que el embajador israelí en Washington ha calificado como “el peor momento en las relaciones bilaterales desde 1975”.

Altos funcionarios de ambos países trabajaban frenéticamente en la solución de un conflicto que debilita a los dos y compromete seriamente las posibilidades de paz en la zona, pero el Gobierno de Israel insistió en que no renunciará a nuevas construcciones en Jerusalén Este.

La declaración del embajador israelí, Michael Oren, realizada durante una conversación el sábado con los cónsules israelíes en Estados Unidos y revelada este lunes por el diario Haaretz, ha puesto a todos en alerta sobre la gravedad de una crisis que afecta a un elemento esencial de la política exterior estadounidense.

Los lazos con Israel son el pivote sobre el que gira la política de seguridad norteamericana y la razón última de su implicación en Oriente Próximo. Un cambio significativo de esas relaciones podría generar un movimiento de incalculables consecuencias en la región más inestable del planeta.

Pese a esa trascendencia, ambos Gobiernos han resaltado en los últimos días las profundas diferencias que se han ido acumulando desde que Barack Obama llegó a la Casa Blanca con la firme intención de obligar a Israel a congelar los asentamientos. El detonante de la crisis actual fue el anuncio por parte del Gobierno israelí de la construcción de 1,600 nuevas viviendas en Jerusalén Este (la parte árabe de la ciudad) coincidiendo exactamente con la llegada al país la pasada semana del vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden.

Washington había concedido enorme importancia a ese viaje, el de mayor jerarquía diplomática desde el comienzo de esta Administración, y confiaba en que sirviera para relanzar el diálogo palestino-israelí. El anuncio de nuevos asentamientos se vio aquí, por tanto, como un deliberado boicoteo por parte de las autoridades israelíes a los esfuerzos norteamericanos.

Así lo expresaron claramente durante el fin de semana los más altos responsables gubernamentales. “Fue insultante, un momento desafortunado y difícil para todo el mundo”, declaró la secretaria de Estado, Hillary Clinton. “Es una afrenta, un insulto, pero, más aún, es una manera de debilitar este frágil intento de llevar la paz a la región”, añadió el principal asesor político de la Casa Blanca, David Axelrod.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, trató de contener el enfrentamiento y calificó la coincidencia del anuncio con la visita de Biden como un accidente “lamentable y perjudicial” que atribuyó a una mera descoordinación entre sus colaboradores. Washington no aceptó esa versión. Axelrod insistió en que el episodio tenía la apariencia de haber sido “premeditado y calculado” para dañar la posición negociadora norteamericana. El portavoz del Departamento de Estado, P. J. Crowley, manifestó que Washington está a la espera de explicaciones convincentes de parte de los responsables israelíes.

Esta tensión ha tenido de inmediato resonancia en el más importante lobby a favor de Israel, el American Israel Public Affairs Commitee (AIPAC), que ha hecho pública una declaración en la que advierte que Obama está presionando excesiva y unilateralmente al Estado judío. “La Administración debería hacer un serio esfuerzo por evitar más exigencias a Israel”, afirma el AIPAC.

Las relaciones entre Estados Unidos e Israel no han estado históricamente exentas de tensión. La declaración del embajador israelí ayer aludía a 1975, cuando el gobierno de Gerald Ford pidió la retirada israelí de una parte del Sinaí egipcio. George Bush, Bill Clinton y hasta Ronald Reagan vivieron momentos difíciles con el gran aliado. Pero en la crisis actual se suma además la desconfianza hacia Obama dominante entre la clase política israelí -y en parte de su opinión pública- desde que era candidato.

Suspende visita a Israel

Asimismo, la Administración de Barack Obama decidió suspender el viaje que el mediador para Oriente Medio, George Mitchell, tenía previsto iniciar la noche del lunes rumbo a Jerusalén para forzar la reanudación de las negociaciones entre israelíes y palestinos.

Horas antes, el primer ministro israelí había prometido durante la ceremonia de inauguración de una sinagoga que Israel seguirá construyendo en la ciudad vieja. “Durante los últimos 40 años ningún gobierno ha limitado la construcción en los barrios de Jerusalén”, afirmó. Ahora Washington espera que el Ejecutivo de Netanyahu responda a las exigencias de EE.UU. planteadas durante el fin de semana.

El ambiente político y en las calles se caldea. La tensión en Jerusalén y los enfrentamientos entre policías y palestinos se extienden desde hace días, pero ayer fue la jornada más temida por la Policía, que desplegó 3,000 agentes ante el “día de la ira” convocado por Hamás, en protesta por la inauguración, tras su reconstrucción, de la sinagoga Hurva (Ruina) en el barrio judío de la ciudad vieja.

Entre los palestinos se distribuyeron panfletos que incidían en la profecía de un gran rabino lituano que vaticinó que la tercera reconstrucción de ese templo marcaría el inicio de la construcción del Tercer Templo de Jerusalén.

Ayer se produjeron enfrentamientos entre jóvenes palestinos armados con piedras y policías israelíes, que trataban de disolver las concentraciones con gases lacrimógenos y balas de goma. Los disturbios más importantes han tenido lugar en el campo de refugiados de Shuafat y a la entrada de la localidad de Isawie. Más de 40 palestinos y dos policías israelíes han resultado heridos, mientras 31 palestinos han sido detenidos.

Caño, A. (2010) Tormenta entre Israel y los EE.UU. Extraído el 17 de marzo de 2010 desde http://www.elnuevodia.com/tormentaentreisraelylosee.uu.-686818.html

Popular Posts