miércoles, octubre 07, 2009

Me Gustaría Quedarme Un Rato Más

Marcelo

El 19 de diciembre de 1996 murió en París el actor italiano Marcello Mastroianni. Para él se apagaron por siempre las candilejas que lo alumbraron a lo largo de su vida. Había demostrado sus dotes de actor durante 50 años de incansable trabajo y había logrado algo con que la mayoría sólo puede soñar: ser uno de los grandes de este mundo, honrado, frenéticamente aplaudido y envidiado por muchos.

       Pero también le llegó la muerte: tenía cáncer. A los 72 años tuvo que despedirse del escenario de este mundo. Había caído el último telón. Poco antes de su muerte, dijo: –Cualquier prolongación de la vida me sería un consuelo. La idea de desaparecer me irrita mucho, porque no tengo una fe que me pueda ayudar. Aunque ya desaparecí a medias, me gustaría quedarme un rato más. Sí, me gustaría quedarme todavía un buen rato.

       Este hombre célebre pasó a la eternidad sin consuelo y sin Salvador. Lo había conseguido todo en este mundo, pero había perdido todo en cuanto al más allá, porque no conocía a Jesucristo como su Salvador y Señor. No creía en el Hijo de Dios, el único que podía borrar la mancha y pagar la deuda por sus pecados, ya que dijo: –No tengo una fe que me pueda ayudar.

       Esto debería ser una seria advertencia para cada uno de nuestros lectores que vive aún sin esperanza y sin Dios, para que sin tardar acuda al Señor Jesucristo. No deje pasar esta oportunidad, pues no sabe qué será de usted mañana.

       “He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación” (2 Corintos 6:2).

El devocional diario, es editado por: "La Buena Semilla" 1166 Perroy (Suiza) © Copyright: Todos los derechos reservados. El texto enviado hoy es del día correspondiente al año pasado.  El texto del día de hoy puede leerse en la página: LaBuenaSemilla.net 

Popular Posts