sábado, octubre 24, 2009

Angustia y Liberación

El Señor está cerca. Por nada estéis afanosos,

sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en

toda oración y ruego,

con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo

entendimiento,

guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en

Cristo Jesús.

Filipenses 4:5-7.

jacob

Jacob huyó, porque temía la venganza de su hermano Esaú, quien había amenazado matarlo. En la noche de su huida, en el silencio y la soledad, en tierra extranjera, Dios vino a su encuentro y le hizo una promesa: “He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré” (Génesis 28:15).

       ¿Cómo reaccionó Jacob ante tal promesa? ¿La recibió sencillamente por la fe? No, su vida no estaba en regla y su conciencia estaba molesta, razón por la cual tuvo miedo de Dios. Pero Dios iba a acompañarlo, disciplinarlo y finalmente llevarlo de regreso a su país.

       Cuando, años más tarde, Jacob estaba de regreso, nuevamente lo acosó el miedo. Pero esta vez no se dejó dominar por la angustia y habló de ello a Dios (Génesis 32:11). Antes de encontrarse con su hermano, Jacob encontró a Dios en un combate, del cual salió librado. Efectivamente pudo exclamar: “Fue librada mi alma” (Génesis 32:30). ¡Librada de su temor!

       Con nuestros propios recursos no podremos hacer frente a lo que nos asusta, pero trayéndolo a Dios, seremos librados y purificados de lo que no está en regla en nuestra vida. Dejemos de apoyarnos en nuestra fuerza, en nuestra inteligencia, en nuestro saber o nuestro dinero. Dios desea para nosotros una paz profunda que se apoye sólo en su gracia.

El devocional diario, es editado por: "La Buena Semilla" 1166 Perroy (Suiza) © Copyright: Todos los derechos reservados. El texto enviado hoy es del día correspondiente al año pasado.  El texto del día de hoy puede leerse en nuestra página: LaBuenaSemilla.net 

Popular Posts