domingo, agosto 09, 2009

Hacedlo bien


Alegraos, oh justos, en Jehová; En los íntegros es hermosa la alabanza. Aclamad a Jehová con arpa; Cantadle con salterio y decacordio.
Cantadle cántico nuevo; Hacedlo bien, tañendo con júbilo. Salmo 33:1-3

Podríamos detenernos en muchos de los adjetivos que encontramos en estos tres versículos de este Salmo, pero quiero que lo hagamos en el adjetivo que el salmista utiliza en el versículo 3, "hacedlo bien". Por el adjetivo usado por el salmista entendemos que lo que hacemos para Dios y su Gloria debe hacerse "bien", y no tan solamente hacerse, o hacerse de cualquier modo sin tener en consideración a Dios.

Este adjetivo "bien" entre otras acepciones significa: "Según es debido, con razón, perfecta o acertadamente, de buena manera". El salmista esta usando el adjetivo en relación a cantar y tocar instrumentos musicales, lo cual indica que aún para cantar o tocar un instrumento hay que hacerlo como es debido, de buena manera.

En la actualidad, observamos que en el ámbito cristiano todo vale, es decir, no se tiene en consideración si la música y lo que se canta se hace bien; la expresión favorita de muchos es "el fin justifica los medios"; no se considera si es acertada, adecuada, debida. Usan melodías y ritmos que se usan en otros ámbitos, como por ejemplo el reggeaton y el hip hop, que se usan en la calle y que nacieron en la calle, la salsa y el merengue que se usan para bailar con sensualidad despertando los apetitos carnales, el rock y el heavy metal que usan la distorsión y la agresividad en los ritmos y que desde siempre a estado asociado a las tinieblas, aunque muchos discutan esto último (y hablo aquí con conocimiento de causa). No podemos pensar, que como el fin es ganar a otros para Cristo, el medio que utilicemos para ganarlos no importa. Nuestro amado Salvador Jesucristo, a quien debemos imitar, nunca hizo uso de la injusticia o de lo injusto para ganar a los pecadores, por el contrario, usó la gracia y la verdad para ganarlos. Asocian lo del mundo con lo de Dios, mas, ¿que dice la Palabra de Dios además de lo que el salmista dice?.

El Apóstol Pablo escribiendo a los Corintios señala que no podemos unirnos o asociarnos con lo injusto; "... ¿que compañerismo tiene la justicia con la injusticia?, ¿y qué comunión la luz con las tinieblas?, ¿y qué concordia Cristo con Belial?, ¿o que parte el creyente con el incrédulo?"; 2ª Corintios 6:14,15. Si por algo se caracterizó el salmista David fue por componer un notable número de Salmos, y que desde luego no se inspiró en los injustos para componerlos. El salmista sabía muy bien que la inspiración para componer sus melodías se encontraba en la comunión íntima con su Dios, y no en la comunión o concordia con los impíos eh injustos. El salmista no rescataba de las naciones vecinas, impías y paganas, melodías que iban a servir para adorar a Dios en forma de salmos; sabía muy bien cual era el concepto que Dios tenía de esas naciones y de la impiedad, y que era lo que Dios había mandado acerca de la relación con esas naciones; "Y no andéis en las prácticas de las naciones que yo echaré de delante de vosotros..."; Levítico 20:23, "...por la impiedad de estas naciones Jehová tu Dios las arroja de delante de ti, y para confirmar la palabra que Jehová juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob"; Deuteronomio 9:5.

Como podemos observar, Dios mandó u ordenó que no se practicara la impiedad que se practicaba en las naciones que Dios echaba de delante de su pueblo. El mundo que nos rodea no es el mejor sitio para inspirarnos en lo concerniente a Dios; por la impiedad que hay en el. Si en lugar de buscar el adaptar los ritmos y melodías del mundo al ámbito espiritual, buscásemos esas melodías y ritmos en la comunión con Dios, como otros lo hicieron en el pasado (un ejemplo de ello fue Charles Wesley quien escribió más de 6.000 himnos o cánticos a lo largo de su vida y ministerio, muchos de los cuales se cantan en nuestras congregaciones todavía hoy), nuestro cántico sería acertado, adecuado, como es debido. Pero es eso precisamente lo que reflejan aquellos que usan ritmos asociados con la injusticia, falta de comunión íntima con Dios, pues de la comunión íntima con Dios no salen melodías ni ritmos como los que hemos citado.

Debemos hacer distinción entre lo santo y lo profano. Dios no acepta que usemos lo injusto, inmundo y profano para adorarle. Así como Dios no acepto fuego extraño, tampoco aceptará música extraña; aunque pensemos que lo estamos haciendo bien. Nosotros como creyentes debemos hacer las cosas como es debido, siguiendo el patrón de la Palabra de Dios, pues es en la Palabra de Dios donde somos instruidos en cuanto a como debemos hacer las cosas; y las debemos hacer bien. No debemos aprobar el que se utilicen para adorar al Dios Altísimo ritmos como los que en la actualidad oímos que muchos "autodenominados salmistas" utilizan; reggeaton, merengue, heavy metal, etc. Debemos levantar la voz y gritar como Juan "NO ES LICITO".

Si tu, amado hermano/a, tienes la bendición de parte de Dios de entonar cánticos o tocar algún instrumento, recuerda que "en los íntegros es hermosa la alabanza", y tu hermano/a que escuchas las melodías que otros componen de forma inapropiada, no los respaldes, pues te haces uno con ellos. No caigamos en el error de pensar que como el fin es adorar a Dios todo vale, pues aquí no cabe el pensamiento de "el fin justifica los medios".

"La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales"; Colosenses 13:16

Vargas, J.C. (2009) Hacedlo bien. Extraído el 9 de agosto de 2009 desde http://lluviasdebendicion.org/

Popular Posts