domingo, julio 05, 2009

El valor


En el segundo libro de Samuel y capítulo veintitrés el escritor inspirado nos da una lista de hombres que alcanzaron renombre por el valor que demostraron; 2 Samuel 23:8-39. En total son treinta y siete hombres los que son mencionados en esta lista. Por el valor que demostraron, se les menciona como los valientes que tuvo David.

Pero, ¿qué es el valor?

Para entender lo que es el valor nada mejor que la definición que proporciona el diccionario de la real academia de la lengua española, el cual proporciona todas las acepciones que de la palabra valor se pueden aplicar, ya que dependiendo del contexto en el que se escriba tiene un significado.

Por el contexto del texto sagrado mencionado, la palabra valor tendría el siguiente significado:
"Cualidad del ánimo, que mueve a acometer resueltamente grandes empresas, sin dar muestras de cobardía, a las calamidades o peligros". Según la definición del diccionario, el valor es una cualidad, concretamente del ánimo.

Las cualidades son cada uno de los caracteres, naturales o adquiridos, que distinguen a las personas y las que revelan la manera de ser de las mismas.

Los hombres mencionados en el segundo libro de Samuel y capítulo veintitrés tenían una cualidad que los distinguía del resto de los hombres; esa cualidad era el valor. El valor movió a estos hombres a acometer grandes empresas, sin dar muestras de cobardía, tales como, enfrentarse en solitario en batalla a un número de ochocientos hombres en una ocasión, en el caso de Joseb-basebet el tacmonita, o defender un pequeño terreno lleno de lentejas, en el caso de Sama hijo de Age, ararita.

Por ser una cualidad, el valor es en muchas personas natural, como en los hombres mencionados, pero, por naturaleza el porcentaje de personas con valor es muy bajo, valga de ejemplo el relato del libro de los Jueces en el capítulo siete, donde las Escrituras dicen que de un número de treinta y dos mil hombres, veintidós mil no tenían esta cualidad, es decir, dos tercios de los hombres eran temerosos y cobardes. Entonces, ¿se puede tener valor, aún cuando por naturaleza no se tiene? La respuesta es sí, porque al ser una cualidad se puede adquirir.

El Apóstol Pablo escribe en
2 Timoteo 1:7 "Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio". Dios sabía que teníamos que acometer grandes empresas, y que nos debíamos enfrentar a calamidades y peligros, también sabía que por naturaleza la mayoría carecemos de valor, por eso nos dio la mencionada cualidad, para que enfrentemos sin temor los peligros, a los que también se enfrentó el Apóstol Pablo, como el mismo recoge en 2 Corintios 11:26, donde por ocho ocasiones menciona la palabra peligro en el mismo versículo, "...en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos".

A los de poco ánimo digo, de Dios has adquirido valor, para que enfrentes los peligros que estás encontrando, para que resueltamente te muevas a cumplir la labor a la que Dios te ha llamado, para que retengas lo que tienes sin temor alguno a perder lo que Dios te ha dado. No te detengas, no retrocedas, camina hacia el blanco con valor. El espíritu que de Dios hemos recibido produce en nosotros el valor necesario para ser considerados como los hombres mencionados, valientes.

Recordemos siempre, que de Dios hemos adquirido valor, y que por ello somos hombres de valor. Quizás nuestros nombres no se registren como el de los hombres que hemos mencionado, pero eso no es necesario para ser considerados como valientes.

Dios te ha dado, Dios me ha dado, valor.


Vargas, J.C. (2009) El valor. Extraído el 5 de julio de 2009 desde http://lluviasdebendicion.org/

Popular Posts