jueves, junio 11, 2009

Seres de otro mundo (Reflexión)

La ciencia y los hombres en general quieren saber si hay seres de otro mundo, ésto es algo que inquieta a la ciencia y al ser humano; porque cuando el hombre contempla y piensa en el universo se da cuenta que es inmenso y esto lo lleva a plantearse la pregunta: ¿Habrá seres de otro mundo? . Debido a esta inquietud la NASA (Agencia Espacial Estadounidense) ha enviado sondas a Marte con el propósito de investigar el suelo marciano y determinar si allí ha habido vida, si ha habido seres que la han habitado; investigación que ha resultado negativa, pues no ha sido hallado ningún ser vivo, ni tampoco signos de haber sido habitada. Pero ¿existen en realidad seres de otro mundo?, porque para los cinematógrafos existen, presentándonos seres de color verde, ojos saltones, o seres esbeltos con una cabeza de grandes proporciones y de una inteligencia superior a la nuestra; para otros sectores de la sociedad también existen aunque no sepan describirlos, otros aunque no saben si existen o nó, les gustaría saberlo, para dicen ellos contactar con ellos y conocerlos.

La verdad es que nadie ha podido dar pruebas fehacientes de si existen o no seres de otro mundo; aunque tengo noticias, existen pruebas que revelan la existencia de seres de otro mundo. Usted se preguntará: ¿dónde están esas pruebas?, esas pruebas están en la Biblia, la Palabra de Dios.

Muchos andan investigando por Marte, pero no hay que irse tan lejos para saber que hay seres de otro mundo. Tenemos una gran fuente de información en la Palabra de Dios, fehaciente, confiable, fiel, verdadera. Lo primero que la Palabra de Dios nos revela es que hay otro mundo, porque para que existan seres de otro mundo tiene que haber otro mundo aparte del nuestro (en el que vivimos y nos movemos). La Palabra de Dios dice en Juan 18:36 "Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mi servidores pelearían para que Yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí", con estas palabras "mi reino no es de este mundo" Jesús le quiso decir a Pilato, yo soy Rey, tengo un reino, pero no es de este mundo, revelando así la existencia de otro mundo, pues al decir "no es de este mundo" estaba revelando la existencia de otro mundo.

Ya en los días de Pilato, Jesús estaba hablando de otro mundo, hace pues, casi 2.000 años que la Palabra de Dios nos revela la existencia de otro mundo. También el Apóstol Pablo nos revela la existencia de otro mundo, y lo que es mas impactante, nos dice que estuvo allí 2 Corintios 12:2 " Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo." La NASA envía expediciones a la Luna, a Marte, pero se equivoca de lugar, lo que están buscando se encuentra en el tercer cielo. Allí es que se encuentra ese mundo, ese reino del cual Cristo le dijo a Pilato: "mi reino no es de este mundo"; su reino no estaba en la Tierra, estaba allí en el tercer cielo, mas allá del sol.

La ciencia pretende llegar allí, al tercer cielo, pero al tercer cielo es imposible llegar; el único que puede llegar es el que descendió del tercer cielo, porque el mismo que descendió es el mismo que también puede subir; nadie sino él puede descender y puede subir allí y aquellos a quien él quiere llevar.

Pablo fue uno de los elegidos a quien el Señor se llevó un día; vino el Espíritu, lo tomó y se lo llevó. Yo me imagino que Pablo se preguntaría, ¿Dios mío que esta pasando, a donde voy?, pero cuando se vino a dar cuenta estaba en otro lugar, estaba en otro mundo, muy diferente, muy distinto al que él, hasta ese día, había pisado, y allí dice la Palabra de Dios, que él comenzó a escuchar palabras que al hombre no le es dado expresar, en otras palabras Pablo no nos podía contar nada, porque no existían palabras para definir lo que Pablo estaba viendo, era algo maravilloso, era algo extraordinario, era algo sobrenatural, que sobrepasaba todo entendimiento 2 Corintios 12:3,4 " Y conozco al tal hombre ( si en el cuerpo, o fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe), que fue arrebatado al paraíso, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar". Pablo le puso un nombre a ese lugar, porque este lugar (mundo) en el que nosotros estamos tiene nombre, la Tierra, por eso nos llaman terrenales, porque habitamos la Tierra, pero Pablo le dio nombre a ese lugar, al tercer cielo y lo llamo el paraíso.

Así que ¿hay otro mundo? sí, ¿dónde esta? en el tercer cielo, ¿cómo se llama? el paraíso.

Muchos andan especulando, pero nosotros no especulamos, nosotros afirmamos que hay otro mundo. ¿Y quienes lo habitan? porque, claro, estamos hablando de seres de otro mundo.

Hay que comenzar diciendo que quien lo habita es aquel que dijo: "mi reino no es de este mundo", ósea Jesús, pero hay algo mas que decir; porque Jesús dijo de nosotros los creyentes Juan 17:14 "no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo"; los que hemos creído en él tampoco somos de este mundo, nos hemos convertido, escuche bien, en seres de otro mundo.

Muchos andan buscando marcianos de cabeza gorda y de color verde, violeta, amarillo, de ojos grandes, de ojos pequeños, chiquitos, altos, flacos, pero si quieren encontrar seres de otro mundo, solamente tienen que buscarlos en la Iglesia de Jesucristo.

Hermano yo no me siento de este mundo, yo me siento diferente, cuando camino por este mundo siento que no soy de este mundo, ¿sabe porque? porque todo lo que hay en este mundo es contrario a lo que yo deseo 1 Juan 2:16 "Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo", y me pregunto ¿Dios mío que hago yo aquí? ¿que hacemos aquí (los creyentes)?; pero los que no creen en Jesús, nos ven iguales que ellos, porque, como no nos ven de color marciano, ni de una anatomía diferente o fisonomía diferente a la de ellos, piensan que somos iguales que ellos, pero el Señor dice claramente "no son del mundo", en otras palabras éstos no son seres de aquí, entonces ¿dónde esta la diferencia?.

Si nos ponemos unos al lado de los otros, verán que somos iguales, que no hay diferencia, pero la Palabra de Dios nos revela esa diferencia, porque hay diferencia, entre los que creemos en Jesús y los que no creen.

En primer lugar la Palabra de Dios, hablando de nosotros los creyentes, dice que somos nacidos del agua y del Espíritu Juan 3:5 "Respondió Jesús: de cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios".

La mayor parte de los hombres solo son nacidos de la carne, pero los creyentes son además nacidos de agua y del Espíritu, ahí es que comienza a producirse esa diferencia entre unos y otros; los creyentes somos espirituales, los que no son creyentes son carnales, los creyentes somos celestiales, los que no son creyentes son terrenales, por eso a ellos les gusta este mundo y a nosotros no nos gusta este mundo, por eso es que a ellos les gusta el pecado y a nosotros no nos gusta el pecado, quizá físicamente no encuentren ninguna diferencia, pero la hay, los terrenales buscan las cosas de esta tierra, los celestiales buscan las cosas de arriba, donde esta nuestra morada, de donde somos.

Hay otra diferencia, los creyentes somos de una naturaleza divina 2 Pedro 1:4 "por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia", es decir somos iguales a él, por eso el mundo nos aborrece, manifestándose así, que no somos de este mundo, que somos de otro mundo.

Otra diferencia es que los creyentes tenemos vida eterna Juan 3:16 "Porque de tal manera amo Dios al mundo, que ha dado ha su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna"; mientras que los hombres terrenales no pueden aspirar a nada después de la muerte, los creyentes aspiramos a vivir eternamente; Job dijo: yo sé que mi Redentor vive, y después de deshecha esta piel, en mi carne he de ver a Dios. Job sabia perfectamente que iba a llegar un día en que iba ha ser colocado en el lugar que le correspondía, porque su lugar no estaba en esta tierra, ni debajo de esta tierra, su lugar estaba mas allá del sol; donde mora Jesús y moraremos nosotros.

¿De dónde eres tú?, si eres de otro mundo recuerda que en breve serás tomado, y si no lo eres, hoy puedes serlo, recibiendo a Jesús como tu Salvador personal.

Oración de arrepentimiento

Señor Jesús reconozco que estoy lejos de ti, pero quiero acercarme a ti recibiéndote como mi Señor y salvador personal. Límpiame con tu sangre de todos mis pecados hasta hoy cometidos. Me arrepiento de mi camino hasta ahora vivido en este mundo, quiero vivir en otro mundo donde tú también has de morar.

Vargas, J.C. (2009) Seres de otro mundo. Extraído el 11 de junio de 2009 desde http://lluviasdebendicion.org/


Popular Posts