miércoles, junio 10, 2009

Una Visión del Rapto

Testimonio de Jannet Balderas Canela, que en el año 1999, cuando contaba con 8 años de edad, el Señor le muestra muchas cosas, incluyendo el rapto y escenas posteriores al mismo.






Entonces llegamos a un lugar hermoso, donde podía ver la Gloria de Dios y sentir su poder. Era un lugar amplio y bello. Ví muchas mesas, entonces le pregunté al Señor: "¿Señor, para qué son esas mesas"? y el Señor me dijo: "sierva, recuerda las Bodas del Cordero, recuerda que en estas mesas celebraremos". Ví tantas mesas que no las podía contar y no podía ver el final de ellas. Había angeles en cada mesa, así que le pregunté al Señor por qué había angeles en cada mesa y un ángel en cada silla. El Señor me dijo: "estos ángeles están decorando las mesas, están preparándolas porque ya tengo todo listo".

Luego el Señor me dijo que me iba a mostrar el Rapto, que me enseñaría como sería su regreso. Entonces arribamos al Trono de Dios y vi a miles y miles de ángeles reunidos allí. Entonces comenzamos a bajar y el Señor y yo nos detuvimos en una hermosa nube blanca. El Señor me dijo: "sierva, mira cuidadosamente porque así será cuando yo regrese, así sera Mi venida".
Vi personas levantarse alrededor de todo el planeta tierra, alabando el nombre del Señor. Todas esas personas estaban cubiertas con el Poder de Dios. Estaban vestidas con vestiduras blancas y subían y subían y subían. Comenzaron a cantar una hermosa canción: "Santo, Santo, Santo es el Señor Todopoderoso". Era una cosa tremenda. Ví tantas personas que yo conocía...! Todas estaban cubiertas de la Gloria de Dios.

Después de eso arribamos al Trono de Dios y el Señor me dijo: "sierva, ven". Salimos del cuarto del Trono y arribamos a un lugar donde había una ventana muy chiquita. El Señor me dijo: "sierva, ahora mira abajo". Ví una terrible desolación; toda la tierra estaba en desolación y llena de dolor. El Señor me dijo que mirara nuevamente indicándome que eso es lo que iba a suceder luego de que El se llevara a su pueblo de la tierra: "esto pasará luego de Mi venida, eso pasará cuando mi iglesia este aquí junto a mi".

Vi personas celebrando en un momento, pero después ví padres buscando a sus hijos, madres buscando a sus hijas, pero no las podían encontrar porque Jehová Todopoderoso se las había llevado. Personas buscando a sus familiares, vecinos buscando sus vecinos...

Algo terrible estaba aconteciendo sobre toda la tierra. Ví un pastor corriendo de un sitio al otro preguntándole al Señor por qué se había quedado. Yo misma le pregunté al Señor por qué y el Señor me contestó: "el era un pastor pero pensó que yo iba a tardar y fue dejado atrás. El no pensaba que yo iba a regresar en estos momentos, pensó que iba a tomar un largo tiempo antes de que yo regresara y no estaba preparado. Por eso fue dejado atrás". Ví como el hombre era perseguido mientras decía que la única cosa que él quería era ser llevado por Jesús porque no quería estar allí y sufrir la Gran Tribulación. El corría de un lado a otro preguntándose por qué se había quedado y diciendo: "llévame contigo Señor, no quiero sufrir la Gran Tribulación". El Señor me dijo que no había nada que El pudiera hacer, que por mucho tiempo El le había dicho que se preparara porque venía bien pronto y el no le creyó. El pastor corría de un lado a otro preguntándole a Dios por qué lo había dejado, si yo soy pastor, si yo tengo una posición en la iglesia y la iglesia se fue...!

Vi también a mucha gente corriendo de un sitio a otro, desesperados tratando de encontrar paz, pero no podían encontrarla. Ellos gritaban que querían la Palabra de Vida, que estaban sedientos de Dios, pero para ellos ya era demasiado tarde porque habían sido dejados atrás. Vi muchos jóvenes y jovencitas corriendo hacia matorrales, hacia las montañas tratando de encontrar la paz pero el Señor me dijo que ya era muy tarde porque ahora Satanás estaba en control.
Las personas corrían de un lado para el otro queriendo comerse a otros vivos y alándolo por los cabellos. Ellos se maldecían unos a otros y se lastimaban unos a otros tratando de buscar paz, pero era imposible encontrarla.

Era un tiempo terrible en la tierra, vi cosas horrendas, mucha gente hería a otras diciendo que querian amor y paz, pero era muy tarde. El Señor me dijo: "yo les hablé, pasé tiempo tocando el corazón de estas personas, pero ellos no quisieron tornar su mirada a mi, ahora ellos fueron dejados atrás y no hay nada que yo pueda hacer por ellos porque mientras mi pueblo está conmigo en Las Bodas del Cordero, estas personas están sufriendo terriblemente y llorando y crujiendo sus dientes. Ellos no quisieron obedecer Mi Palabra, prefirieron pasarla bien y criticarla".



Popular Posts